Home / Video / Este perro tenía la cara llena de agujeros, y lo que había dentro era peor. Nadie se atrevía a acercarse a él…

Este perro tenía la cara llena de agujeros, y lo que había dentro era peor. Nadie se atrevía a acercarse a él…

Los perros son los mejores amigos del hombre, si les pasa algo es como si les pasara algo a un familiar o amigo, así son de cercanos a nosotros. Tenemos una conexión especial con ellos debido al cariño incondicional que ellos nos brindan, sin si quiera exigir algo a cambio.

Incluso los perros callejeros nos inspiran amor y ternura, y eso es lo que seguramente les sucedió a los agentes que trabajan en la organización llamada Animal Aid, que queda en la India, cuando vieron a un pequeño perro que tenía un problema en la cara.

El grupo de rescate animal fue llamado por los lugareños de la zona que notaron que un perro estaba habitando una casa, pero que esta se encontraba en una casa muy deteriorada y notaron que el perro también estaba enfermo, en tan mal estado se veía que era imposible saber cómo sobrevivía.

Los rescatistas que salvaron la vida de un pobre perrito


1a

Cuando los agentes llegaron a la zona y vieron la cara del animal no pudieron salir de su asombro, el perro tenía unos huecos en la cara tan grandes que daba mucho asco poder mirarlo.

Los hombres y mujeres que fueron en su rescate se llenaron de valor y pusieron manos a la obra para cambiarle la vida a este increíble animalito. Todo fue una transformación asombrosa que se encuentra en Youtube.

El video muestra cómo paso de ser el terror de las personas del pueblo, que hasta asco les daba mirarlo, a pasar por el perro más querido de la zona. Ya no siente dolor y está totalmente sano, es feliz y puede correr por donde quiera. Además cuenta con el amor de todos los trabajadores de la organización que decidieron adoptarlo.

Tanto en el amor por este animal que tomaron la decisión de llamarlo “Teddy Bear”, osito de peluche en español, y se logras ver cómo se está actualmente sabrás que el nombre le queda como anillo al dedo, todo gracias a sus valientes rescatistas que vieron más allá de la fealdad.