Home / Video / El hospital negó la asistencia a esta embarazada. Pero cuando la vieron hacer esto fuera, corrieron hacia ella

El hospital negó la asistencia a esta embarazada. Pero cuando la vieron hacer esto fuera, corrieron hacia ella

Estar embarazada es una experiencia que solo una mujer, que puede, sabe. Es una etapa de la vida, que es mágica por un lado, y abrumadora por otro. Lo cierto es que a pesar de esto, no deja un momento hermosa y un proceso sorprendente.

La mujer sacrifica su cuerpo para darle vida a un ser humano completo. Esta pasa por dolores, malestares y sensaciones que solo una mujer en su mismo estado puede entender o intentar explicar. Sin embargo, a pesar de todo lo que implica traer a alguien al mundo, las mujeres indican que ha sido lo mejo que han hecho.

Y como hay gran cantidad de mujeres en este mundo, también hay personalidades y diferencias en cada embarazo de forma individual. Un alto porcentaje de las mujeres que van a dar a luz sufren de complicaciones y no solo salubres sino económicas, sociales e incluso maritales.

Cuando se está en trabajo de parto en mal momento

Resultado de imagen para embarazo 800x600

Hoy te traemos un vídeo que es tan impactante como vivido. Fue grabado por una persona que presenció el hecho en donde claramente se observa a una mujer filipina no muy adulta, con obvias señales de no poseer un hogar, como da a luz en la puerta del hospital.

Si, como lo lees, esta mujer, por su situación no posee seguro médico ni un crédito para permitirse un parto en esta institución hospitalaria. Al salir, justo en la puerta, la mujer se inclinó y comenzó a quejarse de los fuertes dolores que esta tenía.

Rápidamente acudió un paramédico para facilitarle una silla de ruedas, pero la mujer no logró sentarse, comenzó a pujar para expulsar al niño que tenía en su vientre. Las enfermeras acudieron rápido y evitaron que el niño recién nacido cayera al suelo.

Las enfermeras sostuvieron al niño hasta poder cortar el cordón umbilical, cuando lo hicieron lo trasladaron rápidamente al lugar adecuado dentro de la institución, mientras que a la madre, toda ensangrentada, la llevaron en silla de ruedas al interior del centro clínico para atenderla.

Una ONG se encargó al poco tiempo del caso, tras haber visto el impactante vídeo. Gracias a la inmensidad del corazón humano, ambos, la madre y s hijo, están a salvo y a buen resguardo.